Arqueología
 

Los vestigios más antiguos que se encuentran en el término de Domeño quizá se remonten al VI o V milenio anterior a nuestra Era: son unos sílex de pequeño tamaño que aparecen en la Cueva de Torme, en la partida del mismo nombre, en una ladera del monte Tormagal, de carácter epipaleolítico y que quizá perduren hasta los comienzos del Neolítico.


 De la Edad de Bronce son algunas cerámicas y piedras encontradas a pie del citado Tormagal, junto a la Casica del Ajo, y en la cima del Puntal de los Valientes; pertenecientes a los poblados ibéricos son los restos que se conservan en los Baños de Verche, Fuentecillas de Arriba, en Jórgola Alta y en la ladera Este del Tormagal, monte que, al parecer, fue un importante centro de vida durante casi todos los tiempos antiguos. También de la época ibérica son los pequeños vasos, principalmente de tipo caliciforme, aparecidos en la cueva del Colmenar, que debió estar dedicada a algún culto religioso que todavía hoy desconocemos, como parece deducirse de las vasijas encontradas que podrían tener un carácter ritual. Como vasos de libaciones.


 La romanización debió ser intensa en el término ya que se encontraron restos  de la misma en las antes citadas Casica del Ajo al pie del Tormagal, donde se halló una inscripción la tina en piedra y una moneda de bronce de Trajano en unos bancales junto la Casa de la Parra, también en la zona del Tormagal, que proporcionaron diversas monedas imperiales en las Fuentecillas de Abajo, en la Huerta de Arriba junto al puente nuevo y en el Hontanar, donde quedan los restos de la villa rústica.

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31